English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 29 de agosto de 2016

Uno siempre vuelve a donde fue feliz

Siempre me gusta escribir con una copita de alcohol al lado, pero esta vez no puedo, estoy medicada, y no hay ninguna botella abierta... Aunque podría abrirla ahora, no?
Bueno no, no voy a desviar el tema...
Decidí hacer esta entrada para, no sé, desahogarme capaz?
Engordé, y bastante debo admitir, me veo la espalda súper gorda, me siento fea, me apretan los jeans, no me entra mi short preferido y se viene el calor... Sí, por supuesto que voy a empezar un ayuno, desde ahora mismo, porque realmente no puedo, no puedo permitir que la grasa me corrompa, no me deje ser quien verdaderamente soy.
Y como cada vez que engordo, mi "chongo" (por ponerle un nombre), me empezó a tratar mal, no nos vemos todos los fines de semana como antes, sino cada dos o tres semanas... Y sí, un pelotudo así no vale la pena, le tengo que dejar de hablar pero no puedo, siempre vuelvo a caer como la idiota que soy. Cuando estoy flaca vuelve. O capaz él no cambia con mi peso, sino que yo tengo una actitud de mierda cuando me siento gorda, y eso hace que nuestra relación empeore. Puede ser, no? Nunca lo había pensado...
Cuestión, no le voy a volver a hablar, porque además creo que empezó a conocer a una flaca que pesa 35 kg mojada, así que, mi querido, mejor me despido, yo no compito.

Con respecto a mi peso, bueno, ya dije que mañana empezaba con todo... No voy a ir a la facultad esta semana, me siento muy gorda como para salir de mi casa, además tengo que hacer demasiado ejercicio. Planeo hacer una hora de ejercicio dos veces por día.

Sé que soy una inestable de mierda con respecto al blog, lo súper abandono, perdón.
Esta vez va en serio.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Entrada para limpiar el alma.

Bueno, para ambientar la habitación en la cual estoy escribiendo esto, traje una caja de puchos para usarlos mientras escribo esto, y una botella de champagne junto con una copa divina que estoy estrenando.

Bueno, vamos a lo que quiero escribir.


Desde que tengo doce años me la pase sufriendo por amor. Así es, doce años. Nunca fui feliz creo yo, y si lo fui no tengo recuerdos sobre ello. Desde que sí tengo memoria, mis hermanos se la pasaron maltratandome, física y psicológicamente. Humillándome a solas o en público, a veces. Creo que lo peor que hicieron (tal vez razón por la cual tengo terror de mostrar la panza) fue cuando yo tenía 7 años, me levantaron la remera adelante de todos, y me dijeron que daba asco, que era gorda, que tenía una panza enorme. Me acuerdo que fui llorando a contarle a mi viejo, quien no me dio importancia alguna. Quién se imaginaría que 12 años después seguiría recordando acto tan atroz que cometieron miembros de mi propia familia, y que aquello me provocaría un daño enorme en la psiquis.
Volviendo al tema central, doce años tenía cuando me enamoré por primera vez. Fue a través de messenger. Uno que me agregó a fb, me dijo que quería que hablemos por messenger mejor. Yo deslumbrada por Federico, un hombre 5 años mayor, accedí sin negarme por supuesto. Hablamos, hablamos y hablamos. La verdad es que el tipo, una vez que comenzamos a hablar, no me parecía atractivo físicamente, ni tampoco muy inteligente ni interesante que digamos. Pero únicamente por estar aburrida, seguí hablando con él (gran error). Pasado un tiempo, yo me acostumbré a hablarle, y un poquito me ilusionaba el hecho de que un tipo de 17 años me hablase a mí, una nena que fue maltratada por su familia toda su vida. Me daba mucha atención. Decidí pasarle mi número de celular (en ese entonces, ya tenía 13 años y un celular que apenas servía para mensajes de texto). Me llamaba todas las noches, me hacía sentir querida, al fin un hombre que me trataba bien, que no me hacía sentir mal ni me decía gorda o fea, al contrario, decía que le parecía hermosa. Me enganché. El cumpliendo 18, y yo con 13, creía que podíamos llegar a ser novios, que podía ser mi primer novio, que podía hacerme feliz, darme al fin esa satisfacción que hace tiempo buscaba. Seguía llamándome siempre, pero ahora se sumo el hecho de que yo le pasaba fotos en tanga. La primer foto se la pasé porque quise, las próximas fue porque me amenazó. Empezó a salir con una minita de su edad, y al mismo tiempo empezó a tratarme mal. A basurearme, a amenazarme con subir todas mis fotos a Facebook o a Fotolog. Por amenazas es que yo le seguía pasando fotos, porque yo apenas tenía 14 años y bajo ninguna circunstancia quería que él muestre mis fotos tan íntimas que yo por error le había pasado. Entre tanta presión que vivía a diario teniendo que ocultar que un tipo 5 años más grande me amenazaba, empecé a dejar de comer. Primero un día, después dos días, después tres días y así de a poco logré ayunar un mes completo. Y mientras tanto, para soportar el hambre me cortaba los pies, los brazos y la panza. Me sacaba fotos a los cortes y se las mandaba a Federico.  No pude seguir con el ayuno que ya llevaba hace un mes porque me desmayé mientras me bañaba y mi vieja me obligó a comer. Cumplí 15, una semana antes Federico me había dejado de hablar, diciendo que me merecía a alguien mejor y de mi edad, alguien que no me hiciese mal, y que me curase corte por corte. Yo lloré, lloré muchísimos días que pasé encerrada cortándome. Y el día de mi cumple de 15, lo único que esperaba era que Federico me llame para saludarme, o que lo haga a través de un mensajito por lo menos (Yo todos los años en su cumpleaños lo llamaba a las doce justo), pero no. No me llamó, ni me mandó un mensajito y se cagó en mi existencia, como siempre. La pasé mal todo el día. Mis viejos me organizaron un cumple sorpresa hermoso (porque yo no quise fiesta de quince, como es tradición festejar), con familiares, tortas, dulces, y souvenirs hechos por mi madrina. Pero yo no disfruté ni un segundo porque me carcomía la cabeza pensando en por qué Federico se olvidó de mi cumpleaños, con quién estaba? Quién era más importante que la pibita con la cual habló durante tres años por mensajes, y hasta le llegó a decir que la amaba? Ah sí, me olvidé de decirles que NUNCA lo ví en persona. Me prometía vernos pero nunca cumplió.
Cuestión, la pasé como la mierda en mi fiestita sorpresa de quince años por la culpa de Federico. Bah la culpa fue mía por haber dejado que él sea mi todo, mi vida, mi felicidad, mi tristeza, mi salvación.
Semanas después, seguíamos sin hablar así que empecé a buscarlo, le mandaba fotos desnuda, le mandaba textos enormes pidiéndole perdón y prometiéndole que si volvíamos a hablar no me iba a cortar nunca más. En su papel de pajero, volvió a hablarme, a pedirme "fotitos" de nuevo, a llamarme seguido para que yo le gimiese al oído. Duró poco. Porque después me volvió a dejar.

Despechadísima, triste, y con cortes en los brazos, recuperé el peso perdido y hasta aumenté más. Empecé a salir todas las noches, con quince añitos me conocía todos los boliches de Capital Federal y algunos de provincia. Salía muy provocativa y con los labios bien rojos. Dispuesta a todo.
A las dos semanas de cumplir 16, salí con una amiga. 20 de julio. Fui a Ramos Mejía a bailar. Short negro tiro alto y top ultra escotado. Tipo cinco de la mañana, bailaba con dos amigas arriba de un escalón, mientras mi otra amiga bailaba atrás nuestro. Una amiga me dijo, eu, mirala a Cami(la que estaba atrás), está hablando con Mauro, es el hermano del chico con el que yo salía, está buenísimo! En el mismo momento que me di vuelta, cami me dijo, dice este chico que le gustaste mucho y quiere bailar con vos. Sí, ese mismo Mauro le estaba pidiendo a mi amiga que le haga gancho conmigo. Accedí pero haciéndome la importante, porque con tacos, yo era más alta que él. No niego que era lindo, musculoso y rubio. Me dijo que yo era muy linda, y me llevó a otra pista de baile en la cual había asientos. Nos sentamos, yo con mucho alcohol encima, nos besamos, y al cabo de un rato le dije, me tengo que ir porque mis amigas me esperan, y me dijo: no no, vos te vas conmigo. Y le di a entender que no podía dejar a mis amigas colgadas, pero me agarró del brazo y me sacó afuera. Fuimos a su casa, no sé cómo me convenció de ir. Me tiró en su cama y me empezó a besar. Le dije que no quería hacer nada y que por favor me llegase a mi casa. Accedió. Me llevó en moto hasta la puerta de casa. Yo me hacía la importante, pero fue todo increíble. Tenía 16 años, conocí a un tipo precioso, que andaba en moto, y que tenía 7 años más que yo, era perfecto!
Ah, pequeño detalle, yo seguía siendo virgen.
Al mes de conocernos, nos vimos por primera vez. Me convenció de ratearme del colegio, yo estaba en tercer año y me sentía súper mala faltando al colegio a escondidas de mis viejos para irme con un chabón. 7:10 AM con la ropa de colegio, saludé a mi mamá, agarré la mochila y me fui. Él me iba a esperar a unas cuadras del colegio. Llegué y ahí estaba, con una moto azul brillante, y una sonrisa preciosa, esperándome. Me llevó a su casa, muchas opciones no teníamos a las siete de la mañana. Una vez en su casa, en su habitación, me empezó a dar besos, nunca nadie me habia besado de esa forma! seguimos, y me quiso sacar la remera, debido a mi trauma con la panza, le dije que no, que si me queria besar las tetas que lo hiciese bajándome la remera hacía bajo (yo tenía una musculosa blanca básica abajo del uniforme así que no fue muy difícil). Me besó las tetas, y wow, eran sentimientos nuevos y encontrados que se sentían bien. Yo era una nena de 16 años y estaba siendo víctima de un tipo de 23 años super experto en el tema del sexo. Me resistí durante un rato a que me saque el pantalón del cole, pero después me dejé, qué cosa mala podía pasar? (Muchas, ilusa). Me sacó el pantalón y me penetró. Me dolió y le pedí que pare. Paro un ratito y siguió. Lo hacía perfecto, con delicadeza pero con fuerza al mismo tiempo. Increíble. Esa mañana lo hicimos tres veces, y cada vez duró como hora y media. Eran las 13:00 hs, y se supone que yo ya tenía que volver del cole. Me dijo que me cambie rápido porque no quería meterme en quilombos. Así que me cambié como me ordenó, y me llevó a casa...
Ese día no pude dejar de pensar en lo increíble que fue estar juntos. Lo perfecto que era estando desnudo, con una espalda envidiable, unos pectorales bien marcados, abdominales perfectos y piernas largas.
A la semana falté de nuevo al cole para irme con él. De nuevo cogimos. Fue increíble nuevamente.
Después, como yo no podía seguir faltando al cole, empezamos a vernos de tarde. Cuando yo salía de gimnasia. Salía a las 16:30. Me cambiaba la remera rápido en el baño del colegio, e iba a verlo. Me esperaba en la moto hermosa que tenía, a tres cuadras del colegio. La primera vez que nos vimos a la tarde, me preguntó si quería ir a tomar un helado, le dije que prefería ir a sentarme por algún lugar. Así que paramos en una esquina y nos sentamos. Yo me acostaba arriba de él, él me daba besos y me tocaba un poco. Así durante mucho tiempo. Sin coger. Después empezamos a vernos los fines de semana. Íbamos de noche a albergues transitorios. Me di cuenta que algo en nuestra relación cambió. Porque antes podíamos vernos dos veces por semana, y ahora nos veíamos con suerte una vez por semana. Se lo dije. Y ahí me dijo lo que nadie quiere escuchar: "gorda, yo no quiero relaciones serias, creo que tenías que saberlo. No sé si nos vamos a poder ver todas las semanas como hacíamos. Capaz nos vemos cada dos semanas o cada tres, o cada un mes. No sé. Yo estoy ocupado. Y no quiero compromisos ni que te ilusiones. Si vos buscas algo en serio, no sé, conmigo no vas a poder. "
Bueno. Ok. Me ilusionó, me desvirgó, me uso de todas las formas posibles y me desechó.
Nos veíamos cada tres semanas o cada un mes. Yo empecé a comer como nunca, llegué a un peso que nunca antes había llegado.
Cuando engordé, nos empezamos a ver cada un mes. Y yo sabía, sabía de verdad que él andaba con otra.
Cumpli 17, seguía con él. Pero cada vez nos veíamos más espaciadamente. Nuestro vínculo se iba al carajo y yo lo sentía. Me deprimí, dejé de comer. Ah, me olvidé de decirles que desde los 15 empecé a vomitar una vez por día, a veces dos.
Bueno, al dejar de comer, volví a un peso normal, lindo. Pero él durante todo ese tiempo me trató mal, me forreó, me evitó. Nunca lo entendí. Flaco, si querés que nos dejemos de ver, decímelo de una, le decía a diario. Cumplí 18. Cumplí 19. Y nos seguimos viendo. Lo conozco hace 3 años casi. Y es el amor de mi vida. A pesar de que me maltrata, me forrea, y todo. Lo amo. Es mi nuevo Federico. Sigue sin querer nada serio pero igual lo amo y me encanta verlo. Nos vemos todas las semanas. Increíble. Pensar que cuando pesaba 15kl más, sólo quería verme una vez por mes. Forro. Puto. Hijo de puta. Pajero. Eso es lo que sos. No te merecés nada. Ojalá te mueras o te pudrás.

Terminé esta entrada junto con la caja de puchos y con la botella de champagne.

Me decidí a no hablarte más. Mauro te amo, pero vencés, vencés con el 2015. En otra vida capaz llegamos a más. No voy a dejar de amarte nunca, me enseñaste lo qué es el amor en persona, y no virtualmente como fue con Federico. Gracias!

Ahora sí, me siento capaz de abandonar lo que me hizo mal. No importa si nadie lee esto. Yo ya soy feliz con transmitirlo. 

domingo, 13 de diciembre de 2015

15 kilos en dos semanas!

1º día:
Desayuno: café solo con edulcorante
Almuerzo: 2 huevos duros y verduras
Cena: ensalada de lechuga con pepino

2º día:
Desayuno: café solo con edulcorante y galletas de agua
Almuerzo: 1 filete de carne grande con ensalada de frutas (cuanto desees)
Cena: Jamón York (cuanto desees)

3º día:
Desayuno: café con galletas de agua
Almuerzo: 2 huevos duros, ensalada de porotos verdes y 2 tostadas
Cena: Jamón york y ensalada

4º día:
Desayuno: café con galletas de agua
Almuerzo: 1 huevo duro, 1 zanahoria y queso fresco a tu gusto
Cena: ensalada de frutas y yogur natural

5º día:
Desayuno: Zanahoria cruda exprimida con limón, café solo
Almuerzo: Pollo a la plancha a tu gusto
Cena: 2 huevos duros con zanahoria

6º día:
Desayuno: café con galletas
Almuerzo: filete de pescado con tomate a tu gusto
Cena: 2 huevos duros con zanahoria

7º día:
Desayuno: café con limón
Almuerzo: filete a la plancha con frutas a tu gusto
Cena: lo que quieras, menos dulces y bebidas alcohólicas.

Después de terminar los siete días, hay que volver a empezar desde el primero hasta completar los 14. En el día 15 puedes retomar tus hábitos alimentarios normales.

Puedes beber agua, café e infusiones todo el día. Las verduras permitidas son berros y lechuga.
En la entrada anterior conté que el chabón con el cual estaba hace dos años y medio me dejó de hablar porque se enteró de que me cortaba. Después de rogarle durante tres semanas, accedió a que nos volvamos a ver con la condición de que yo no me cortase nunca más. Acepté (sí claro). Nos empezamos a ver de nuevo todos los fines de semana. Ah, pero ahora nuestro sexo es más violento que antes. Me pega más y me dice cosas más sucias mientras cogemos.

Ok, genial, me gusta, esto es vida. 

Fuera de la cama, me empezó a tratar mejor, más dulce. Me dice que estoy linda más seguido. Debe ser porque piensa que me corto por él. Já, me corto siempre por vos, forro, tenés razón, sentite culpable y disculpate por ser un reverendo hijo de puta conmigo por tanto tiempo. Igual te amo, sí. Sos hermoso, cada parte de vos es hermosa. Me gustás desde tus ojitos redonditos color miel, hasta tus pies grandes. Sos perfecto, sos mi dios, sos mi todo. Por favor, nunca dejes de apoyarme, nunca dejes de estar para mí, nunca me dejes. Es más fácil escribirte en un blog que nunca vas a leer, palabras que no me animo a decirte que decírtelas en persona. Porque la comodidad ante todo, querido. Me da ganas de cortarme todo el cuerpo pensar que nunca vas a ser mío por completo, pero igual yo no pierdo la esperanza, porque te amo y creo en vos. Creo en todo lo que me decís, en cada mentira, en cada "es una amiga" que me decís cuando te veo hablando con alguna trola, en cada "hoy estoy cansado y prefiero dormir" que me decís cuando al final me entero que te fuiste a algún boliche berreta de Ramos Mejía, en todo creo, a vos te creo.


"... deja que me quede un rato más aquí, sólo hasta que pase la tormenta..."


Yendo al tema de mi hermano... bue, sigo peleada con él, es un infeliz. Y si, tengo razones para decirle infeliz, porque prefirió cambiar a su hermana por su novia actual, una puta de mierda que le llenó la cabeza sobre mí y en cualquier momento lo va a dejar. 

Yendo al tema que más nos compete, Ana... bueno, voy bien. Bah, no voy bien soy un cerdo obeso de 52 kg que se la pasa comiendo y vomitando cuánta comida se le aparezca. Pero por suerte (no), me mantengo en mi peso a pesar de comer todo. Vomito, sí, pero dicen que siempre queda algo, por eso me resulta raro no engordar. Lo horrible no es que no engordo, sino que no adelgazo. Que no entiendo que soy un ser obeso que no merece amor de nadie. Que va a vivir por siempre siendo infeliz hasta que adelgace. Pero bueno, alguna vez lo entenderé supongo. 


Acá termino con esta entrada porque tengo ganas de ir a hacerme un café y tomarlo mientras veo una de terror un domingo a las dos de la mañana, já. 

En la próxima entrada dejo una dietita nueva. 

Suerte hermosas, sigan fuertes manteniéndose en este camino hermoso que nos brindan Ana y Mía

jueves, 26 de noviembre de 2015

Así es... nuevamente.

Hola princesas preciosas. Volví de nuevo al blog. No dejé en este tiempo a Ana, pero me pasaron cosas demasiado fuertes y bajé 10 kilos en tres meses, más por depresión que por haber querido.
Me peleé fuertemente con mi hermano, tan fuerte que ya ni nos saludamos aunque nos encontremos, já. Así es la gente, a la primer cosa que le hacés te deja de hablar, jamás va a estar siempre que la necesites. Una mierda.

Estoy demacradísima, si tengo que elegir el peor momento de mi vida hasta ahora, sería este. Estoy hecha mierda, en todo sentido, sentimentalmente estoy que no puedo más, y físicamente no puedo caminar mucho porque me siento horrible, y de cara parezco más muerta que viva. Me doy asco, bah como siempre.

No puedo más, ahora sí. A la primera que me lastimen un poquito más, me tomo indiscriminadamente cuanta pastilla encuentre que me pueda provocar una muerte segura.

El chabón con el que estaba, se enteró que me cortaba y me quiso dejar de hablar, síp, de un día al otro. Repito, así es la gente. Como ven, decepción tras otra...

Bueno, cuestión, con Ana estoy mejor que nunca. La única que está siempre, que me banca, que me apoya aún en los peores momentos.
Prometo actualizar más seguido el blog, aunque me cueste muchísimo porque estoy cursando Ingeniería Química y cuesta bastante. Pero sí, una dieta de vez en cuando subiré.

Gracias por seguirme leyendo, a todas, desde cada partecita del mundo, las amo.

viernes, 6 de marzo de 2015

Renaciendo. Con dieta incluida.

Hola de nuevo, princesas. Es una cosa de no creer pensar que no escribo una entrada hace casi dos años... 
Quiero que sepan que todo este tiempo estuve presente, ya sea leyendo los mails hermosos que recibo cada tanto, o viendo bonitas entradas de princesas. 
Nunca dejé a Ana, si me alejé de ella en un momento de mi vida, pero dejarla jamás. Eso es algo que aunque quiera, no está en mis posibilidades. Como ya verán quiero ser tan Ana como antes, y no tan Mía como ahora.
 Prometo actualizar el blog más seguido, aunque me sea difícil por asuntos de horarios. 
Voy a intentar hacerles un resumen de lo que me pasó en este tiempo: el chico con el cual estaba, nada, sigo estando con el... si ESTAR es la palabra. Cada vez concuerdo más con que no se puede esperar mucho de los hombres, la mayoría es igual... Pero bueno, la vida sigue (lamentablemente), así que tengo que levantar la cabeza para que no se caiga mi corona, para no dejarlas a ustedes princesas, por mí, pero sobre todo por Ana, mi diosa. 
Volví a hablar con mi primer novio (por el cual entré en este maravilloso mundo), y la verdad que la relación está muy bien, no me puedo quejar. Cada tanto accede a que nos veamos, y me da un poquito de ganas de vivir, un poquito de vitalidad, de aire. Tiene novia, sí, pero eso no me importa ya. Sólo me importa que cada tanto, por mas poco que sea, me dedique tiempo a mí. O que cuando esté con la novia piense en mí. Ay, eso me encanta. 
Con mis viejos la relación mejoró debo admitir. Estoy a unos dias de empezar la universidad, y obvio que una gorda nunca es aceptada en un lugar nuevo, así que a ponerme las pilas.
Voy a hacer una dieta que encontré en un blog, y según muchas chicas funciona verdaderamente excelente. Una Ana logro bajar de 49 kilos a tan sólo 33 con esta dieta. 
Bueno, sin más, se las dejo a continuación para quien la quiera hacer. Y si quieren mi whatsapp, para que tengamos más contactos, y nos banquemos más de cerca, me pasan su número a mi mail; princesaporsiempreana@gmail.com o me lo dejan en un comentario.
Acá va la dieta: 

Día 1

Desayuno

1 taza de jugo en agua (melón, papaya, sandia o piña)
4 almendras, 2 nueces enteras o 10 maníes
Almuerzo
1 taza de cereal de fibra 200 ml de leche descremada
1 plato pequeño de lechuga y tomate
Cena
1 pieza de fruta mediana (manzana, pera, plátano, mango)
2 tazas de té rojo

Dia 2

Desayuno
1 taza de jugo en agua (melón, papaya, sandia, piña)
1 plato pequeño de pepino picado
Almuerzo
60 grs. de atún en agua
2 tazas de verduras
1/ 2 aguacate mediano
Agua natural con limón sin azúcar
Comida
1 pieza de fruta mediana
2 almendras o 1 nuez entera

Día 3

Desayuno
1 taza de fruta de agua (melón, papaya, sandia)
4 almendras o 2 nueces enteras
Almuerzo
¼ de taza de queso bajo en grasa
½ taza de cereal de fibra
2 rebanadas de pan tostado
Cena
1 taza de fruta de agua (melón, papaya, sandia, piña)
2 almendras o 1 nuez entera

martes, 16 de julio de 2013

Leyes de la vida: -Para leer y alegrarse un poco!-


Primera ley:
''La persona que llega es la persona correcta'', es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Segunda ley:

''Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido''. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: ''si hubiera hecho tal cosa hubiero sucedido tal otra..''. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos la lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

Tercera ley:
''Cualquier momento que comience es el momento correcto''. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Cuarta ley:

''Cuando algo termina, termina''. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

martes, 12 de marzo de 2013

Estrías. Qué son, por qué salen, cómo tratarlas.




  • ¿Qué son las estrías? 

Las estrías son defectos de la piel que se manifiestan como líneas blancas. Cuando la piel se estira, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz. Si bien la elasticidad de la piel es bastante alta, cuando ésta yo no resiste el aumento de volumen se produce un rompimiento de las capas internas de la piel que se manifiesta por medio de estas líneas blancas.
Entonces, básicamente, las estrías son cicatrices producidas por las rupturas de las fibras de elastina y colágeno. 


  • Tengo estrías... ¿Por qué? 

Las causas de las estrías son bastantes variadas. 
Las más comunes son: 

  1. Cambios bruscos de peso.  
  2. Cambios hormonales. Por ejemplo en la adolescencia. 
  3. Herencia.   Este es la causa más común, nuestra disposición genética, por supuesto para que se desarrollen se necesita combinar esta con alguna de las otras causas.   Así que si alguien de tu familia  tiene estrías tenés que tener cuidado.
  4. Desarrollo rápido de músculos. Este es el claro caso de los fisicoculturistas.


  • ¿Puedo sacármelas? ¿Cómo? 

Las únicas estrías difíciles, pero no imposibles de sacar, son las blancas. Ya que las estrías blancas toman esta coloración porque ya no reciben riego sanguíneo y se ha completado el proceso de fibrosis. Una vez instaladas, sólo pueden disimularse.
En cambio, cuando son recientes su color va de rojo a morado, tornándose rosadas a medida que transcurre el tiempo. Las estrías rojas son señal de que aún se conserva el riego sanguíneo de la zona, por lo que si éste se estimula y se ayuda a restaurar las fibras de colágeno y elastina, el proceso de cicatrización puede detenerse.
Uno de los tratamientos caseros, que sirve muchísimo, para eliminar TODO tipo de estrías, tanto blancas, como rojizas, es el siguiente:

Mezclar 1 cda. de aceite de oliva, 1 cda. de aceite de rosa mosqueta, 1 cda. de aceite de germen de  trigo y 4 gotas de aceite de sándalo. Poner esta mezcla en la zona afectada todas las noches, masajeando suavemente, por varios minutos. Se reducirán notablemente las estrías.

También tenemos otras opciones:

- Los aceites esenciales de lavanda y petitgrain: ayudan a que la piel sea mas elástica. Ya que los aceites esenciales nunca se aplican directamente sobre la piel. A 8 onzas de aceite de almendras o otro aceite ligero añadile 10 gotitas de los aceites antes mencionados. Masajeá la piel con los dedos. 

- Pasta de zanahoria: Colocar unas zanahorias al vapor hasta que se pongan suaves. Se las machaca hasta que quede como un puré y se aplica en la zona afectada. Dejar actuar por media hora y enjuagar con agua fría. El agua caliente es muy mala para las estrías ya que estira la piel.

- Ungüento para eliminar las estrías: Tomar las cáscaras de cinco remolachas moradas, las cáscaras de cinco duraznos y el corazón de una zanahoria. Licuar todo y aplicar sobre las estrías blancas. Con este ungüento te desaparecerán las estrías para siempre.

- Baba de caracol: Estudios recientes revelan que la baba de caracol contiene nutrientes muy eficaces para regenerar tejidos dañados.La aplicación de la proteína de baba de caracol en las zonas afectadas por las estrías, elimina las células dañadas y las sustituye por células nuevas regenerando los tejidos y devolviendo el aspecto natural y rejuvenecido a la piel.Se recomienda acompañar los tratamientos de proteína de baba de caracol con productos hidratantes porque esta sustancia tiende a ser astringente y a resecar la piel.

- Zanahoria y leche de almendras: Rallar dos zanahorias y mezclarlas con leche de almendras de manera que forme una pasta. Aplicar en la zona afectada y dejar el mayor tiempo posible.

- Aloe Vera: Usar sobre las estrías con insistencia y regularidad gel de aloe vera, sobre todo recomendable cuando vas a dormir.

- Zumo de limón: el limón es un remedio que podemos usar tanto para las estrías como para las cicatrices. Lo que hace este cítrico es teñir los alrededores de las estrías haciendo que se fundan con el resto de la piel. Contiene ácido glicólico y ácido hidróxido, un ingrediente que contienen muchas de las cremas que se utilizan contra este problema. Éste disuelve las células muertas y renueva la piel.

- Manteca de cacao: es uno de los remedios más comunes para evitar las estrías que aparecen con el embarazo. Sólo tienen que aplicarte la manteca en la zona de las caderas, muslos, nalgas y abdomen, por la mañana y antes de acostarte. La manteca de cacao es útil ya que penetra en la capa superior de la piel y puede llegar hasta la dermis, conocida como la segunda capa de la piel.

- Cremas con vitamina E.
Pro - Ana : Persona a favor de Ana (Anorexia).
Pro - Mía : Persona a favor de Mía (Bulimia).